miércoles, 21 de junio de 2017

Maestras de Kinder son acusadas de violación equiparada contra una niña de 4 años. "¿Qué te hacen, amor? Ella, se señaló los pezones, luego se quitó su pantalón, su pantaleta, y sentada frente a su madre, se abrió sus labios vaginales y me dice: aquí pega, aquí duele. Luego, se volteó y abrió sus nalgas con sus dos manitas y me dice, aquí también ¿Esto le importa al Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño? La respuesta es NO


Por Yohali Reséndiz

San Luis Potosí, Río Verde.

En Agosto del 2016, la pequeña "L" tenía mucha ilusión de entrar a la escuelita, así que fue inscrita en el Instituto Luis Gonzaga Urbina, donde cursaría kinder.

"Ella entraba haciendo "avioncito" con sus brazos y sonriendo. Un mes después mi hija comenzó a ya no querer ir a la escuela, creíamos que el horario era pesado pero luego nos manifestó algo que llamó mi atención y me preocupó, "me pega, maestra", para el mes de octubre, mi hija dejó de asistir. En noviembre, me llaman de la escuela para preguntarme, la razón de por qué mi hija no asistía a la escuela y nos dieron una cita a la que acude mi esposo para entrevistarse con la Directora del Instituto, Hilda Jovita Garza Garza. Sin embargo, lo recibe la secretaria "Bety" que en realidad se encargaba de la parte administrativa y le dice a mi esposo:

-¿Viene por la queja, de que se le pega a su hija?

-No se preocupe señor, me encargó la Directora que le dijera, que la maestra a cargo del grupo de su hija, ya no labora aquí, así que tenemos maestra nueva y ya puede traerla. Dice en entrevista con esta reportera para periodismoatodaprueba.blogspot.com, Marcela Alemán, madre de una pequeña de cuatro años.

"Hablamos con mi hija, y le explicamos que la maestra que le "pegaba" ya no estaba y que ya no podría lastimarla y la reinscribimos en Noviembre. En diciembre, de nueva cuenta nos dice, "me pega, maestra", ya no quiso asistir ni a la posada, ni a su festival navideño, ya no quería ir y de nuevo, faltó a la escuela. En enero, volvimos a tratar de que regresara y se adaptara, recuerdo que mi hermana, hasta le mandó desde Estados Unidos, una mochila de Frozen con luces para animarla y yo, creyendo que ese podría ser un motivo de alegría, aquel día, de nuevo la dejé en la escuela y por la tarde, mi hija salió desanimada y solo me dijo:

"Maestra, dijo que mi mochila era una maleta" recuerda con dolor la madre de la pequeña "L"

"En febrero, hubo un festival y "L" asistió con su mamá y abuela, era evidente que, la escuela para ella, era un infierno. "Me di cuenta que mi hija no quería participar en nada, se aferró a mis piernas, todo el tiempo, no sonreía y eso a mi me daba mucha tristeza"

LUNES 6 DE MARZO DE 2017

"L" acude a la escuela con su uniforme de gala, por la tarde, la pequeña de 4 años, llegó a casa con su calzón manchado de popó. "Mi hija, ya avisaba perfectamente cuando ir al baño y para mí, ese fue un evento que se me clavó como una espina, sin saber por qué", dice su madre. "L" no quiso comer, se durmió. El sueño como evasión. "Me puse a hacer tarea con mis otras dos hijas. Cuando llegó la hora de bañarse, mi hija me dijo: "estoy rosada", pero no le tomé mucha importancia.

MARTES 7 DE MARZO DE 2017

"L" acudió de pants a la escuela, entró desganada siempre de la mano de "Bety" quién desde Septiembre la recibía para entrar a la escuela. "Al salir de la escuela, lo mismo, no comió, y al llegar a casa sólo durmió"

MIERCOLES 8 DE MARZO DE 2017

Preocupados, el papá de "L" de nuevo solicita una junta con la directora. "Estaba, angustiada, no sabía que tenía mi hija, como no comía, le preparé lo que más le gusta que es, caldo de pollo y de postre, arroz con leche, con la esperanza de que comiera. Al llegar de la escuela, parecía ya una muñeca de trapo, aún así le serví, y lo que hizo ella, me estrujó el corazón. Mi hija, me abrazó mis piernas y me miró de una manera muy especial, como pidiendo, ayuda.

Yo te amo, le dije, ¿que te pasa, mi niña? dime, me hinqué y la abracé, yo te voy a proteger, te voy a creer, ¿que pasa? la cargué y me subí con ella a mi recámara. Por favor, dime que es lo que está pasando, lo que sea, dímelo por favor, le dije.

Con voz suave, la pequeña "L" se atrevió y abrazada a su mamá dijo: Maestra pega.

-¿Dónde te pega, amor? nos separamos y ella se señaló los pezones, luego se bajó de mi y específicamente, se quitó su pantalón, su pantaleta, y sentada frente a mi, se abrió sus labios vaginales y me dice: aquí pega, aquí duele. Luego, se volteó y abrió sus nalgas con sus dos manitas y me dice, aquí pega también.

La madre de "L" palideció y le gritó a su esposo. Las palabras de su pequeña eran puñaladas, la cabeza le daba vueltas. Al entrar su esposo a la habitación, la pequeña le contó a su papá exactamente lo mismo.

"¿Qué hacemos, Roberto? yo no sabía qué hacer y busqué a una amiga, y le pedí que me recomendara a una ginecóloga, al hablar con ella, de inmediato, me mandó a la Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí"

Al llegar a la Procuraduría, "L" fue atendida por un médico legista adscrito a la Procuraduría General de Justicia, sin protocolos, "L" fue revisada como adulta. "Estuve ahí, le pusieron sus piernas abiertas como cuando te hace un papanicolau, y con una lupa comenzaron a revisarla, no paraba de llorar y yo también"

DESGARRE ANAL Y LACERACIONES ENTRE LOS PLIEGUES DE LOS LABIOS VAGINALES POR MANIPULACIÓN, es lo que se lee en el certificado expedido por el médico legista.

JUEVES 9 DE MARZO DE 2017

En la procuraduría es de nuevo atendida la pequeña "L" esta vez, peritos psicólogas por medio de juguetes sexuados. En los dictámenes en poder de esta reportera se lee que "L" señaló las partes donde le "pegaban", el dictamen determinó que:

"L" HABÍA SIDO ABUSADA SEXUALMENTE

Y además en un collage de fotos de varias personas, la pequeña "L" reconoce y señala como responsables a en una foto reconoce a sus agresoras y maestras: Ivette del Carmen y María Teresa, "Ellas pegan, aquí" y de nuevo la pequeña señala las partes de su cuerpo.


VIERNES 9 DE MARZO DE 2017

Marcela Alemán, madre de "L" levanta una denuncia en la Procuraduría General de Justicia del Estado con el número RU/PGJE/SRZM/RV/UAT/321/2017 en contra de IVETTE DEL CARMEN, MARÍA TERESA DE JESÚS, ambas maestras del kinder del Instituto Luis Gonzaga Urbina.

La pequeña "L" señaló a ambas maestras como las personas que la tocaban. Un video obtenido por esta reportera grabado con una cámara de la Institución da cuenta que como la pequeña "L" entra al baño y dos minutos después sale corriendo. Segundos después sale por esa puerta la Maestra María Teresa de Jesús

Además, la pequeña "L" fue canalizada por la PGJE en San Luis Potosí, con la psicóloga del DIF del municipio Río Verde, de ese estado y tras un proceso de terapias y de hora de  juegos, la psicóloga determinó que "L" había sido víctima de violación equiparada por la Profesora María Teresa de Jesús

La pequeña "L" acude a terapia pagada por sus padres La familia acude a terapia pagada por ellos mismos, mientras que la autoridad educativa, nunca se comunicó con los padres de "L" aún sabiendo la denuncia de los padres.

Hace unos meses, esta reportera se acercó a un colaborador cercano al círculo del Secretario de Educación Pública de este país. Mi preocupación y solicitud fue clara.

-Tengo varias denuncias de abuso sexual infantil en escuelas privadas y públicas y quiero acercarme al Secretario, para que se entere y pueda apoyar a los padres de familia. En todos estos casos, -expliqué-, los padres han sido satanizados y prácticamente deben huir al denunciar lo que les ha ocurrido a sus hijos. La autoridad educativa no los atiende, ellos están solos enfrentado la denuncia penal, costeando abogados, terapias, y me parece importante que el Secretario conozca estas denuncias.

El funcionario cercano a Nuño, con desparpajo y cinísmo me respondió.

- Eso, Yohali, al Secretario de Educación Pública, no le toca.

Me indigné, y al poco tiempo, tuve oportunidad de acercarme al Secretario, un Secretario que en cada discurso resalta, destaca, subraya, puntualiza, que "el futuro de este país está en la educación de calidad de los niños y jóvenes de este país".

Así que, lo abordé. El Secretario Aurelio Nuño, me identificaba como la reportera que había hecho público el caso Matatena Montessori, Receptivo, escuchó y me pidió entregarle en propia mano, los casos que esta reportera ha documentado y ha hecho públicos en mi blog: periodismoatodaprueba.blogspot.com

-No se los dé a nadie, más que a mi. Me dijo.

-Le creí, y me dio la impresión que también estaba indignado. Me equivoqué.

Quince días después, en propia mano le entregué un sobre con las denuncias que he hecho públicas en periodismoatodaprueba.blosgpot.com donde no solo consigné la denuncia sino el dolor y el día a día de vivir con un hijo o hija violentado sexualmente por maestros y maestras enfermos que deberían ser sancionados ejemplarmente, boletinarlos y nunca, nunca más volver a pisar un salón de clases.

Las denuncias que entregué  al Secretario de Educación Pública de este país, contaban a detalle la falta de protocolos, la insensibilidad de los padres de familia que no son solidarios ante una tragedia y solo se preocupan por sus hijos y por proteger el "prestigio" de la escuela. ¡Qué escándalo! ¡Qué oso! ¿no?

Siempre lo escribiré, quienes tienen en casa a un hijo violentado sexualmente no solo es enfrentar el dolor de perder en un hijo o una hija la sonrisa, la vivacidad, la comunicación, la confianza, el orgullo,  sino que además deben enfrentar la falta de solidaridad, la discriminación, el rechazo, el acoso de padres de familias que les dan la espalda y son cómplices del delito por el simple hecho de invisibilizar y callar, sin pensar en una cosa: El que también a sus hijos les puede pasar y recibirán la espalda y la falta de respaldo de los demás padres de familia. En todos los casos, siempre es lo mismo. Ruines e indiferentes.

"A mi hija la violaron sus maestras y al no contar con ningún apoyo de la autoridad, ni el apoyo del sistema educativo ni con el respaldo de nadie. Nos señalaron, comenzaron las críticas, la presión a toda la familia por denunciar, y tuvimos que abandonar negocio, casa y salir de Río Verde por la salud mental de "L" narra, Marcela Alemán.

El Procurador del Estado, se acercó a Marcela y le aconsejó: No diga nada, pueden perjudicar las investigaciones. Sin embargo, el nombre de la pequeña y su rostro fue difundido por medios y redes sociales locales que no tuvieron el mínimo respeto por la menor y apoyaron la versión de la escuela a través de su directora:

"Lo que le pasó a "L" fue en su casa, seguramente fue su papá". Cabe mencionar que en ningún estudio aplicado a la menor, ha mencionado a su padre.

María Teresa de Jesus está enfrentando un proceso por el presunto delito violación equiparada, agravada y abuso sexual calificado, en contra de la pequeña "L", en estos momentos que usted me lee, está detenida en el CERESO del estado y será en los próximos meses cuando sea determinada su situación legal.

JUEVES 8 DE JUNIO DE 2017

En esa fecha, se llevó a cabo la primer audiencia y desde la calle, la familia de María Teresa Jesús, fue apoyada con pancartas y con mensajes de "Te apoyamos" "Eres inocente", los medios locales escribieron que el apoyo eran medio millar de personas, cuando en realidad solo fueron familiares y amigos.

MARTES 13 DE JUNIO DE 2017

Con esa fecha, dio inicio la segunda audiencia a las 21:00 y terminó hasta el día siguiente a las 7:50 de la mañana.

"Hasta ahora, ninguna autoridad educativa, nunca se han puesto en contacto, jamás nos llamaron aún teniendo conocimiento de nuestra denuncia. Nosotros estamos pagando un apoyo psicólogico para toda la familia" dice Marcela.

Las hijas de Marcela de 11, 8 y 4 años ya no van a la escuela,

¿Eso, le importa al Secretario de Educación Pública de este país? La respuesta es NO

La familia de Marcela ha sufrido amenazas por parte de la familia de María Teresa. La Directora Jovita es cuñada del dueño del Instituto, y ha trascendido que es un empresario, ¿le suena? Empresario = Dinero.

¿Eso, le importa al Secretario de Educación Pública de este país? La respuesta es NO

Marcela recibió un papel en su casa con un "Me las vas a pagar", mientras que el hermano de la maestra acusada y detenida merodeaba en su moto afuera de su casa, en actitud intimidante.

¿Eso, le importa al Secretario de Educación Pública de este país? La respuesta es NO

"Temo por la seguridad de mi familia, solo exigimos justicia. Que no esperemos que haya más casos de abuso sexual infantil"

¿De qué depende que los abusos sexuales infantiles SÍ "le toquen" al Secretario de Educación, Aurelio Nuño?

¿De qué depende que en caso de abuso sexual infantil por maestros dentro de sus instalaciones públicas o privadas, estas sean clausurados y sancionados severamente?

¿Que es más importante para la SEP y sus autoridades, la integridad de los niños, niñas y jóvenes o contribuir con su silencio a cuidar del  "prestigio de una Institución donde se ha cometido un delito grave y solaparlo con indiferencia?

¿Esto le toca o no al Secretario?

El pasado 18 de junio, esta reportera abordó al Secretario de Educación Pública, con una pregunta:

-Secretario, buenos días, ¿ya leyó las denuncias que le entregué?

La respuesta tajante e insensible fue:

- ¿Ya las están atendiendo las autoridades, ¿no?

Insistí

- ¿Ya las leyó?

Un Secretario que casi siempre llega tarde a los eventos y suele decir mecánicamente, los mismos discursos, reviró incómodo y cercado.

-Por eso, ¿los están atendiendo o no?

-Gracias, Secretario.

Fin de la conversación. Era evidente, que un colérico e intolerante, Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, no lee. Al menos no leyó como prometió las denuncias de padres de familia con hijos agredidos sexualmente por maestros y maestras. Y lo entiendo, ¿para qué perder el tiempo en leer algo tan incómodo, si como dice su colaborador, a él "No le toca", ¿qué hueva? ¿qué pérdida de tiempo, no?

Lo que no sabe, el Secretario de Educación Pública de este país, es que tener un hijo o hija en casa así, provoca dolor que con el pasó del tiempo y estas respuestas, se convierte en rabia.

"Váyanse de Río Verde" fue la frase que más escuchó, Marcela, su esposo y sus hijas, después de denunciar lo que le ocurrió a su hija. Y algo más, aún sigue en libertad, Ivette del Carmen, la psicóloga acusada por la menor de violentarla también sexualmente.

¿Tienes una denuncia?
periodismoatodaprueba@gmail.com


¿Ya me sigues en twitter?
@yohalireséndiz

@FYohaliResendiz

jueves, 25 de mayo de 2017

"...Lo siento mucho, el Gobierno de Venezuela ha dado la orden de no dejar ingresar a ningún venezolano a México” Personal del Instituto Nacional de Migración, humilla, maltrata y niega la entrada a México a 9 venezolanos.

Por Yohali Reséndiz

Hace unas horas recibí una llamada. Mientras escuché a detalle lo que le ocurrió a 9 venezolanos en mi país, sentí vergüenza.

Primero, hay que recordar que el universalismo implica que todos los habitantes del mundo tenemos el privilegio de gozar de los mismos derechos humanos, sin diferencias discriminatorias por nacionalidad, origen social, edad, sexo, religión. Y no, este concepto no debería leerse ni idealista ni utópico; sin embargo, la reciente realidad mundial, nos demuestra que algunos territorios siembran odio hacia otros y algunos, bajo la premisa de atraso, fomentan la intolerancia a la diversidad.

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas, arrojó que 1 de cada 35 personas es un migrante en el mundo, es decir; se desenvuelve en una nación que no es la suya, al menos por nacimiento. La cifra es importante pues desmenuza el tema de los extranjeros en relación a sus derechos en la nación que les abre las puertas y el cómo su nacionalidad repercute en el trato que recibe en su nuevo ambiente social. Es importante comprender que existen extranjeros no inmigrantes, es decir, los que temporalmente, llegan de visita o en tránsito por el país, y los extranjeros inmigrantes que son quienes se alojan indefinidamente al país que los recibe con o sin el permiso otorgado por las autoridades correspondientes (legales o ilegales).

Los países tienen la libre potestad de otorgar o denegar visa a quien considere conveniente, según sus políticas de Estado, entendida claro, sobre la base del respeto a los derechos humanos, es decir, un Estado no puede prohibir la entrada a su territorio (xenelasia) a personas de determinado color sólo por esa condición humana. La aclaración es para comprender que autoridades migratorias en la Ciudad de México, el pasado 6 y 7 de mayo, actuaron con discriminación contra extranjeros que contaban con todos los documentos para permanecer de visita temporal en México. Y no, no solo hubo discriminación, sino humillación, hostilidad, un trato primitivo, maltrato y vejación a sus derechos humanos, un rompimiento de hospitalidad, un olvido de solidaridad humana, y una aplicación de la xenomanía, "manía persecutoria contra los extranjeros", que las autoridades migratorias aplicaron y con ello, fulminaron el concepto de "puertas abiertas", que México siempre ha demostrado a lo largo de la historia a todos los pueblos y razas.

El pasado 6 de mayo del presente año, "J", con cédula de Identidad vigentey número de pasaporte vigente, tomó un vuelo con destino a la Ciudad de México saliendo desde la República Bolivariana de Venezuela en la aerolínea Copas Airlines.

La salida fue desde la Ciudad de Valencia a Panamá en el vuelo 250 en el grupo 5 de manera normal, "la atención fue excelente al igual que la salida de Panamá hasta México en el vuelo 138, pero, al llegar a la Ciudad de México a las 22:00 horas, minutos después, ocurrió una eventualidad DESAGRADABLE y HUMILLANTE en MIGRACIÓN". Me presento muy educadamente y saludo con un “Buenas noches”, el señor que me atiende me solicita mis documentos (pasaporte y planilla de migración), al entregárselo, me pregunta: ¿tienes carta de invitación?, le respondo: ¡si!, muy educadamente y se muestro enseguida, él lee la carta y dice:
¿a mi no me consta, que ella firmó la carta? Yo contesto: claro que fue ella. (La carta fue firmada por la familia de "J" de nacionalidad mexicana, dice vía telefónica a esta reportera.

Su prima de "J" (la redactó, imprimió, firmó, escaneó y envió por correo electrónico. Mientras que "J", en Venezuela la imprimió para presentarla al momento de que migración la solicitaba. El funcionario que la recibió entre las 22:00 y 23:00 horas repetía “que eso a él no le constaba”, "J" sugirió que revisara la carta y que incluso estaba el número de teléfono para que llamara y verificara, que incluso, su familia estaba afuera esperándola y que podían salir y solicitar a su prima, una identificación y confirmar la firma y datos de la carta de invitación. "El señor me prohibió utilizar mi Tablet para comunicarme con mi prima".

Déspota, prepotente y sarcástico, el funcionario preguntaba; ¿a quien le interesa entrar al país? ¿A quién le interesa que la llamen, a mi o a ti?  En reiteradas oportunidades, "J" respondió: soy la interesada pero,¿cómo hablo con ella si no me deja usar nada para comunicarme y me lo ha prohibido?

Él contestó: ¡resuelvelo! Luego preguntó ¿por qué motivo vienes a México? "J", contestó: “de visita, tengo parte de mi familia aquí y ellos me invitaron”.

"Él preguntó ¿cuánto dinero traes? y le dije “60 dólares”.  Y me hace otra pregunta ¿con eso tú vas a pasar 5 meses aquí? yo le respondo: “mi familia, va a cubrir todos mis gastos ya que me invitaron con todos los gastos pagados, incluído el billete del vuelo redondo". Él pregunta ¿qué familia tienes aquí? y yo le respondo: “mis primos y tíos” luego dice ¿qué ocupación tienes en Venezuela? y respondo: soy enfermera y me pregunta ¿dónde trabajas? yo respondo: independiente, cuidando pacientes particulares.

El funcionario exigió una credencial de enfermera, a lo que "J" responde: no la traigo porque no vengo a trabajar, soy turista. Él dice que de igual manera debe traerla consigo y cuestiona ¿trae boleto de regreso? "J" lo muestra y entrega. Él revisa la carta invitación, el pasaporte, junto con el boleto, coloca algo en el sistema  del computador y me dice que lo acompañe (a partir de ese momento, "J" , no supo más de sus documentos)

"Me cansé de repetir, suplicar que por favor llamara a mi prima que estaba afuera esperándome y él me ignoró. Me llevó a una zona donde estaban tres custodios, uno masculino y dos femeninos, una mesa de escritorio y al lado izquierdo, una sala de espera donde  uno de los custodios me entregó un cuestionario para ser llenado, exigiendo de nuevo que no usara ningún tipo de aparato de comunicación; llené el cuestionario, con preguntas como: ¿para donde viaja? datos de la persona que me invitó, ¿años que tenía conociendo a la persona que me invitó?  ¿dirección exacta donde me iba a quedar? Al terminar, me retiran el cuestionario, me dejan esperando por 10 minutos, luego me llama otro custodio y me lleva por unas escaleras en forma de caracol; donde hay cuatro custodios femeninos, saludo educadamente “buenas noche”, no me respondieron y al final de la sala me sientan frente a una mesa de escritorio con una de las custodias, donde ella tiene el cuestionario que ya había llenado anteriormente. Me dice de manera grosera y altanera “te traemos aquí, porque hay una serie de requisitos que no coinciden” la primera es que no coinciden los apellidos con tu familiar que te hizo la carta de invitación, alegaron que ella es Romero y yo soy Coa. Le expliqué que ella, es prima de mi mamá y que mi madre es Coa Romero, de manera prepotente la custodia me dice no son familia y yo le repito ya desesperada que si, porque ella es prima de mi madre, otra custodia me pregunta ¿a quien tienes aquí? y le digo: “a mis tíos y mis primos”, luego interfieren otras custodias siempre tratando de confundir mis respuesta. Me gritaron, me trataron mal, me hacían muchas preguntas y al mismo tiempo, no me dejaban responder, me acosaron , hasta que finalmente me dijeron: “lamentablemente tu entrada a México ha sido negada, porque no cumples con los requisitos"

¿Alguien puede explicarnos cuáles son los requisitos que impiden o a un extranjero venezolano el ingreso a este país?

"Una custodia de manera muy agresiva me gritaba ¿cuál es tu ocupación en Venezuela?
¿dónde está tu credencial de enfermera? me gritaba y no me dejaba responder, también me gritaban que no tenía el dinero suficiente para estar en México, otro venezolano traía mil dólares y tampoco lo dejaron entrar, en mi caso, alegaban que no coincidían los apellidos de mis familiares con el mío, que como iba a pasar 5 meses sin dinero y no me dejaba explicarle que mi familia me invitó con todos los gastos pagados y que no llevaba credencial porque no iba a trabajar, solo iba de turista. Otra me gritaba que mi prima no aparecía en sistema como ciudadana mexicana, yo trataba de volver a explicarles pero no me dejaban hablar, suplicaba que por favor, llamaran a mi prima, que estaba afuera esperándome y se negaron, y afirmaban que el consulado se encargaría de llamarla. Me seguían gritando, luego me trasladaron por un pasillo y salí por una rampa, mientras íbamos caminado yo le rogaba a la custodia “por favor, avise a mi familiar, están afuera esperándome” y ella lo que decía era "el consulado se encargará de informarles, afuera hay un módulo de atención al público y le darán toda la información al familiar”, lo cual es falso porque no les dijeron nada. Me metieron a una sala de espera donde estaba una mesa de escritorio y otro custodio masculino, la custodia que me llevó, me entregó con él y se retiró" relata "J"

¿Existe ese módulo de atención para las familias de los extranjeros? En un recorrido realizado por esta reportera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, jamás se encontró ese módulo.

"J" fue tratada como delincuente y no como turista, un par de hors después, le solicitaron nuevamente sus datos, le exigieron quitarse sus pertenencias (zarcillos, pulsera, cadenas, anillos, cinturón, las agujetas de los zapatos, todo lo que tenía en sus bolsillos, le quitaron su tablet, lo de su bolso de mano; lo cuál revisaron minuciosamente, lo contabilizaron y lo documentaron en un libro, luego la mando a guardar todo, para después colocarlo en una silla, prohibiéndole en todo momento el acceso a sus pertenencias.

"Me llevaron por un pasillo donde hay dos habitaciones a la derecha es la de mujeres y al final del pasillo la de los hombres. La habitación donde me metieron estaba oscura, sucia, sin aire, con una colchoneta sucia tirada en el piso y me ordenaron que me quedara ahí; en la habitación había una mujer de nacionalidad colombiana que pasó por lo mismo que yo y hasta peor porque la mujer lloraba inconsolablemente y le gritaban ¡sigues llorando, te vamos a meter en un cuarto peor!, en el otro cuarto al final del pasillo, habían 5 hombres de nacionalidad venezolana que también habían pasado por lo mismo. Con mi indignación y me desesperación no aceptaba quedarme en ese hueco porque no soy ninguna delincuente y todos mis documentos estan en regla;  me salía al pasillo y les pedía que por favor, se comunicaran con mis familiares y ellos me repetían que de eso se encargaba el consulado y que ya mis familiares sabían, lo cual era falso. A la una de la mañana, del día 7 de mayo, llegaron dos venezolanos más, un hombre y una mujer que también pasaron por lo mismo y los metieron en las habitaciones, al hombre en la habitación del final del pasillo y a la mujer con nosotras, la mujer lo que hacía era llorar y decía que no entendía, que su hermano le había mandado el pasaje.  Al pasar las horas yo les decía que tenía hambre y sed y me respondían que de eso se encargaba la aerolínea. Era injusto, un abuso nos estaban violentando nuestros derechos. Yo necesitaba tomar un medicamento que tenía en mi maleta para la gastritis y presentaba dolor porque tenía más de 6 horas sin comer ni beber agua, les pedí por favor que necesitaba buscar mi medicamento y ellos me volvían a repetir que, de eso se encargaría la aerolínea.  El custodio lo que hacía era estar sentado en la mesa de escritorio, tejiendo una pulsera y escuchando música, las  veces que le preguntaba la hora me decían: son las 3, cuando volvía a preguntar me decía: son las 2. Nunca me dieron la hora real, todo era una burla; yo les seguía preguntando, si avisaron a mis familiares y me afirmaban que ellos ya sabían, lo cual era falso, en todo momento violentaron mis derechos. Les pedí si me podían enviar de regreso en el primer vuelo el de las 7 de la mañana; me decían: “no te enviaremos en los vuelos de las 10 de la mañana, si no se nos da la gana. Al pasar las horas, llegó una señora de la aerolínea y le pregunté la hora y me dice: son  4 de la mañana. Le pedí que por favor se comunicara con mi familia y ella dijo: me dijeron que acaban de hablar con tus familiares y que ya saben que te van a devolver; ella me confirmó que me iba en el vuelo de las 7 de la mañana y me pidió estar lista a las 6 de la mañana y se retiró, entonces, me hacen meter de nuevo en la habitación oscura. Luego yo salgo de nuevo y les pido que por favor me dejaran agarrar mi bolso para cambiarme y tomar una franela que tenia ahí y tampoco me lo permitieron. Al pasar las horas, nos llamaron por nuestros nombres y apellidos para entregarnos nuestros bolsos de mano ordenándonos nuevamente que no podíamos usar nuestros teléfonos; me supuse que ya eran las 6 de las mañana como había dicho la señora de la aerolínea. Nos llevan a otra sala y nos sientan a espera para tomar el vuelo, nos vuelven a repetir que no podemos usar los teléfonos ni hablar con nadie. Con un custodio al lado vigilándonos, en un momento a escondidas saqué mi Tablet para comunicarme con mi familia, el custodio me vio y me amenazó que si no la guardaba me la quitaba y luego cuando estamos en la puerta de revisión nos entregan los boletos de retorno y leí: INADMITIDO.

Nuestros pasaportes, los metieron en un sobre blanco; nosotros preguntábamos ¿están ahí nuestros pasaportes?  ¿Están en buen estado? ¿No los han dañado? Los de la aerolínea  nos responden: “no se preocupen, sus pasaportes, están en buen estado” nos indicaron que como estamos INADMITIDOS no podíamos pasear por el aeropuerto de Panamá y nos  entregarían los pasaportes en nuestro destino final. En eso una custodia dijo: “Lo siento mucho, el Gobierno de Venezuela ha dado la orden de no dejar ingresar a ningún venezolano a México”

En caso de que esta desafortunada frase usada por estos pseudo funcionarios ¿El Gobierno de Venezuela quién es para ordenar a México, quién entra o no a nuestro  país?  ¿También ordena a Migración en México este trato degradante y vergonzoso? ¿A cuántos extranjeros los privan de su libertad y atropellan los derechos humanos básicos? ¿Por qué el maltrato? ¿Por qué aislarlos? ¿Por qué no permitir que se comuniquen con sus familiares? ¿Es este el lado oscuro del maltrato a los extranjeros? ¿Quién lo permite? ¿A quién se recurre en casos como este? ¿Existe alguna autoridad que revise lo que ocurre con el trato a los extranjeros y al menos revisen el caso de Yosmery Yanez Coa, le ofrezcan una disculpa y le permitan entrar al territorio mexicano?

A "J" la subieron a un avión, 8 horas después junto al grupo de 9 Venezolanos, acompañados por un custodio que no se despegaba de ellos, como si fueran criminales. Su boleto fue pagado con esfuerzo por su familia mexicana, y se perdió porque en este como en todos los casos la aerolínea no pierde.

"El capitán del avión recibió nuestros pasaportes en el sobre blanco y nos dice: ¿otra vez otro grupo de venezolanos? ¡En el vuelo anterior, mandaron un grupo bastante grande de venezolanos inadmitidos! ¿qué es lo que está pasando? nosotros estabamos abatidos. Nos sentaron al final del avión y nos dijeron que en Panamá, seríamos los últimos en bajar, y que debíamos esperar a que nos llamaran, que no podíamos movernos de nuestros asientos. Después de pasar tantas horas sin comer ni beber agua fue que pude comer algo en el avión y aún seguía presentando malestar de dolor por mi gastritis. Al llegar a Panamá dispersaron al grupo, a mi me dejaron en la misma puerta con un custodio ya que era la misma que tenía que abordar el avión a Valencia; en ese momento fue que pude comunicarme con mi familia, ya que a escondidas le pedí a un pasajero que también estaba esperando para abordar que me regalara un mensaje y le pasé el número sin que me viera el custodio y me hizo el favor de mandar un texto de whats. Abordé el avión de Panamá a Valencia y llegué a mi destino, cuando bajo del avión, me aborda el personal de migración a quién le entregan mi pasaporte y me preguntan: ¿por que la inadmitieron? ¿Cuáles son las razones? al explicarles, me dicen: “todos los días llegan Venezolanos en la misma situación porque en migración de México no les da la gana dejar pasar a venezolanos, que en México nos querían un poco menos que en Panamá; sin decir nada, retiré mi maleta, pase a la interpol a retirar mi pasaporte y llegué a casa sin la carta de invitación, porque migración de México se la quedo" hasta aquí el relato doloroso pero real de una extranjera maltratada en México, por abusivos agentes de Migración.

¿Y nos indignamos del maltrato a los migrantes de nuestro país?

¿Y nos duele el rechazo y la hostilidad con que tratan a nuestras familias y connacionales en Estados Unidos?

Rechazamos la construcción de un muro sin saber o imaginar que el muro existe cuando ocurren historias lamentables como ésta, nos indigna cuando sabemos que los mexicanos son humillados, maltratados, vejados, asesinados, violados, violentados, rechazados, deportados como criminales o muertos de hambre o por sed, mientras cruzan la frontera con la esperanza de encontrar una mejor calidad de vida, todos los días, pero callamos cuando hay maltrato a quienes nos visitan, es vergonzoso que otros mexicanos abusen del poder y maltraten a extranjeros. Las autoridades respetaron su derecho de libre tránsito en nuestro país, el derecho de no ser hostigado ni vejado, el derecho de visitar a su familia y por unos meses, -tener un respiro de paz y tranquilidad-, en el caso especial para los Venezolanos, ellos ahora,  encuentran en un viaje, un bálsamo ante tanta la carencia de justicia social y miren lo que fueron a encontrar en México, exactamente lo mismo.

¿Tienes una denuncia?

periodismoatodaprueba@gmail.com

domingo, 21 de mayo de 2017

#TeBuscamosBelén

Por Yohali Reséndiz


Belén Montserrat Cortés Santiago es estudiante de Comunicación y Cultura en el plantel San Lorenzo Tezonco de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, tiene 19 años, el pasado 29 de abril, salió a trabajar por la mañana y desde entonces no se sabe de ella.

 La casa de estudios ha implementado brigadas de búsqueda con sus compañeros y maestros y han solicitado la colaboración de la comunidad y los medios de comunicación para localizarla.

Belén tiene 1.48 mts. de estatura y una perforación en una oreja. Usa braquets y el cabello lacio, teñido de rojo. El día en que se extravió vestía una blusa color gris, pantalón de mezclilla azul marino y tenis color negro.

Su foto puedes encontrarla en @yohaliresendiz o FB Yohali Resendiz

¿La conoces? ¿Tienes algún dato de su paradero? escribe a periodismoatodaprueba@gmail.com

¿Tienes una denuncia?

periodismoatodaprueba@gmail.com